martes, 15 de enero de 2008

LENGUAJE POR SEÑAS PARA BEBÉS


Este es un artículo escrito por Francys Geysse ( venezolana) en su blog http://francyskadas.wordpress.com/about/ :
Alguna vez no se te ha acercado una chica o chico sordomudo que te extiende la mano con el lenguaje universal por todos conocido como: “Dame dinero” ?. Después mueve las manos diciéndote un par de cosas más (que no entiendes) y te entrega un papelito con el alfabeto de las señas?.
Siempre veía el papelito de las señas, practicaba alguna letras y luego me desentendía de él. Realmente todos los que conozco hablan y escuchan (gracias a Dios!), así que me olvidaba del asunto, no lo necesito. Pero un día conocí a un criaturita que aunque, nuevamente gracias al todopoderoso, habla y escucha, no se puede comunicar conmigo, por que simplemte es un bebe, su nombre es Miguel y es mi hijo, que ahora tiene 9 meses de edad.
Por una vecina escuche sobre “
Lenguaje de Señas para Bebes“, quedé enganchada con la historia de un bebe, que aun sin poder hablar, se comunicaba con su madre por señas, prácticamente no lo podía creer!
Compré el
libro cuando Miguel tenía solo 4 meses y desde entonces comencé con las señas. Cada vez que le daba su tetero le hacia la seña correspondiente, cada vez que le cambiaba los pañales hacia la seña correspondiente. El libro te indica que señas puedes utilizar para cierta actividad, en que momento enseñarla, como variarla si es muy difícil y a que edad es ideal enseñarlas.
Miguel con 8 meses y su mejor comunicación conmigo era pegar un grito de llanto o simplemente quejarse de cierta manera que solo yo podría identificar si era hambre o de sueño. Pero el día menos esperado, Miguel no solo se quejó para pedir algo, sino que hizo la seña de que era lo que exactamente quería!. Miguel hizo la seña de la leche (la cual es abrir y cerrar el puño). Yo no podía creerlo!, después de todos estos meses!, no creí que iba a dar resultado!!!, me esta hablando!!!.
Ahora Miguel, con 9 meses, no solo sabe hacer la seña de la leche, sino que me pide por señas que le cambie los pañales, que quiere ir a pasear, me dice que no con la cabeza, cuando no quiere más comida y en un lugar oscuro, me pide que encienda la luz!. En total tiene entre 5 ó 7 señas con las cuales me sabe decir exactamente lo que quiere, aun sin hablarme y sin llorar. Esto me ha ayudado a que otras personas entienda lo que Miguel quiere decir (como su niñera), pues él a esta edad les dirá una palabra no muy clara (o que yo solo puedo entender), pero la seña resulta mas obvia y cualquier persona que lo cuide podrá entender lo que dice hasta él día en que el aprenda a decir la palabra correctamente.
A las mamas que leen esto, les digo que deben siempre reforzar la seña con el habla, y en ocasiones solo decir la palabra en vez de la seña, en la medida que tu hijo vaya desarrollando sus habilidades lingüísticas, sustituirá la seña por la palabra, así que no se preocupen, no hablará por señas para siempre. Recuerda que esto es un lenguaje para niños que hablan y escuchan.
Esto ha traído a mi vida un nueva forma de ver a las personas sordomudas, ya no las siento tan lejos de mi, si no que ahora siento que puedo comunicarme con ellos, como lo hice en mi último viaje a Venezuela, cuando en el aeropuerto se me acerco una chica sordomuda. La chica me preguntó por la edad de Miguel en señas, le respondí, luego como un favor me orientó hacia donde debía ir para pagar el impuesto de salida y le dí las gracias por señas y ella con gusto me devolvió un de nada por señas. Simple, pero para mí fué deliciosamente fascinante entendernos!
El lenguaje de señas es universal, puede que algunos países tengas algunas variaciones, pero en su mayoria todas las palabras o actividades que conocemos tienen una seña que puede ser identificada de aquí a Japón

4 comentarios:

Francys dijo...

Hola Candy, gracias por seleccionar mi post y publicarlo en tu blog!

Por cierto, mi hijo Miguel ya tiene casi dos años y habla como lorito y aun utiliza algunas señas para expresar sus ideas.

Un abrazo desde la ciudad de Sunrise, Florisa, USA.

candy dijo...

Andá, qué sorpresa!! la verdad es que a quien hay que dar gracias es a tí por dar a conocer tu experiencia con Miguel, tan tierna y enriquecedora y que demuestra los muchos usos que se le pueden dar a la lengua de signos. En mi caso, soy una persona hipoacúsica y quiero que mi hijo, Nico, aprenda lengua de signos. Tiene año y medio y dice -claritas- cuatro palabras: papá, mamá, yayo y "está ahí". Pero con sus manitas me hace 25 signos más o menos. Es increíble cómo nos comunicamos su papa y yo con él con signos cuando su cabecita no está preparada del todo para la palabra.Gracias de nuevo;) Un fuerte abrazo desde Cantabria (España).

Anónimo dijo...

Muy interesante tu experiencia... pero he de decirte que la lengua de señas, no es una lengua universal (si así fuera, no seria una lengua) y lo que tu utilizabas con tu hijo Miguel, viene a ser un codigo de señas que no responde a la estructura lingüística de una lengua de signos propiamente dicha. Solo a modo de información.

Un abrazo
Brígida

Anónimo dijo...

Hola mi nombre es Hilderis y soy de venezuela estoy interesada en tu libro pero no se como adquirilo mi Correo es Hilderis@hotmail.com