viernes, 15 de febrero de 2008

CARLOS MICHAUD, AVENTURERO SORDO











Es una persona sorda con una inmensa fuerza de voluntad. Esto le ha permitido cumplir sus mayores deseos y sentirse satisfecho de su vida.Carlos Michaud es un claro ejemplo de que nada es imposible cuando la voluntad se empeña. Sordo desde los tres años, nada le ha impedido cumplir su sueño de aventuras. Fue esa pasión y las mariposas las que le llevaron a emprender su primera expedición a la selva del Amazonas en Brasil. De esta primera experiencia, recuerda la satisfacción por la buena relación con los indios, a pesar de su sordera. Esta primera aventura le sirvió de experiencia y años más tarde tuvo la oportunidad de viajar a Papúa Nueva Guinea para conocer otras culturas.Lo que más me impresionó fue conocer a los Papúes. Fue como retroceder 20.000 años. Ver como siguen usando hachas fabricadas con un palo y una piedra y así todos sus utensilios. Luego al regresar a Suiza o a España noté un cambio radical. Aquí tenemos ordenadores, televisores, internet... es cuando uno se da cuenta de que ellos apenas han evolucionado en el tiempo. Cuarenta años más tarde, desde su primera aventura,Michaud realizó tres viajes más a Nueva Guinea. En su primera expedición le acompañó su mujer, Palmira. De esta manera quisieron celebrar los 30 años de su matrimonio. En una de las tribus conoció a un sordo con el que pudo comunicarse muy bien, tan bien, que Michaud le recuerda con mucho afecto.Allí conocí a un sordo que me enriqueció mucho como persona. Era como si fuéramos hermanos. Nos pasábamos todo el día charlando, nos cogimos mucho cariño. Cuando me volví, la despedida fue muy emotiva, el lloró mucho y estaba muy triste.Este sordo singular nació en Brasil, país de origen de su madre, aunque, más tarde su familia se trasladó a Suiza donde estudió en un colegio para sordos. Es decorador y ceramista y trabajó en artes gráficas. Desde muy niño le apasionaron las historias de exploradores, la etnología, estudio de los pueblos y las tribus, sus usos y costumbres. Es un conocido y respetado coleccionista de mariposas de las que posee, en la actualidad, más de 3.000, entre ellas especies muy difíciles de conseguir. Confiesa que nunca está ocioso, da conferencias, ha escrito dos libros en los que cuenta sus viajes, traducidos a varios idiomas, en los que, tanto las ilustraciones como las fotografías son suyas. Carlos Michaud dice que, cuando se es sordo, es cierto que no se puede oír, pero todo lo demás se puede hacer, e incluso más.

1 comentario:

Sandra dijo...

Claro que sí!!!, el sordo no oye pero tiene incluso más habilidad para ciertas cosas que nosotros, los oyentes. Admiro y respeto profundamente a este hombre, de sensibilidad especial y corazón infinito.Animo a todo el mundo a que lea sus libros, no os dejarán indiferentes!.Un beso a todos!.